Buscar

proyecto hormiga

miradas simples

Monocromo

Un color basta para conciliar con la belleza

2013-06-23-449 2015-07-12-287 2015-07-12-288 2015-07-12-293 2015-07-12-298 viaje sur 140

Proximidades

Aproximación a  los detalles, contemplando desde adentro y destacando la belleza natural que nos rodea.

viaje sur 141viaje sur 051viaje sur 057viaje sur 062viaje sur 076viaje sur 089viaje sur 150viaje sur 152170120122619 Imagen 172 2013-12-13-910 2014-07-19-1456 1401714_724266227601333_1766950650_o 1 0032013-04-01-2182013-04-01-2222013-09-08-7622014-04-05-12442014-04-23-13112014-08-05-14832014-08-25-15252014-09-08-15652014-09-08-15972014-10-02-17162014-10-03-17272014-10-25-17492014-10-25-17502014-10-25-17562014-10-26-17742014-11-02-003ñop2014-11-12-023Copia de DSC00193Imagen 111Imagen 113Imagen 177Imagen 24005112016100

En la eternidad del instante

“En el hall de la estación advirtió que faltaban treinta minutos. Recordó bruscamente que en un café de la calle Brasil (a pocos metros de la casa de Yrigoyen) había un enorme gato que se dejaba acariciar por la gente, como una divinidad desdeñosa. Entró. Ahí estaba el gato, dormido. Pidió una taza de café, la endulzó lentamente, la probó (ese placer le había sido vedado en la clínica) y pensó, mientras alisaba el negro pelaje, que aquel contacto era ilusorio y que estaban como separados por un cristal, porque el hombre vive en el tiempo, en la sucesión, y el mágico animal, en la actualidad, en la eternidad del instante.

viaje sur 128viaje sur 1332013-06-23-448viaje sur 0802013-06-23-4462013-05-03-3252013-05-03-3432013-05-04-3512014-03-26-12142014-04-05-12432014-06-07-13842014-06-08-13972014-06-25-14222014-09-17-16402014-09-27-16662014-10-02-17232014-12-03-048Copia de DSC00185Copia de DSC00221Imagen 115Imagen 121150120122403Imagen0092Imagen 0832207201117632014-11-27-0382014-10-16-17452014-09-06-15522014-09-06-15492014-08-10-14922014-08-02-14782013-04-01-23710714523_932465486781405_1127039723213598919_o581815_414092641952028_46882463_n393950_494006377293987_1199503117_n1974153_831379420223346_4350092609828717007_o

Diseño, poesía y fragmentos

Tapas de libros diseñadas a partir de un concepto gráfico y lírico.
Fragmentos y  poesías 
 
Tapa libro diseñada en cuatro colores.
Tapa libro diseñada en cuatro colores.
Tapa libro diseñada para el autor Javier Montali.
Tapa libro diseñada para el autor Manuel Montali.

Fragmento libro

Pero no, no había tal oscuridad, porque en la cubierta empapada de mar y lluvia una luz empujaba las sombras hacia los rincones, rebotando en los charcos de agua como en fragmentos de un vidrio roto, astillas del cristal que frenaba la marcha del navío. La vela dejada por el chico se elevaba estoica, incólume, formando una burbuja soleada entre las tinieblas. Fue hacia ella y bajó la vista en dirección a las aguas que lanzaban nuevamente a la mole contra los maderos. Vio su cara, una luna llena, redonda y blanca, con dos cráteres brillantes que lo enfocaban. Gritó una indicación a quienes lo secundaban; el barco varió su rumbo, mas la marea siguió empujando al cadáver contra ellos. Su ropa estaba empapada, rasgada en heridas de caracoles, escamas y minerales marinos, pero el rostro de muerte era el mismo que había quedado al descubierto al caer desde la borda y desprenderse la bandera. No pudo soportarlo mucho tiempo, ni él ni los tripulantes que se doblaban sobre el borde de la cubierta para suplicar al mar que se llevara esa repugnancia que les vaciaba los estómagos.

Book fragment

But no, there was no such darkness, because on the deck soaked sea and rain light pushed the shadows into the corners, bouncing around in puddles of water and bits of broken glass, splinters of glass that held back the progress of the ship. The candle left by the boy rose stoic, untouched, forming a sunny bubble in the darkness. He went to her and looked down toward the water again throwing the mole against the trees. He saw his face, a full moon, round and white, with two bright craters that focused. He shouted an indication to those who seconded; the ship changed its course, but the tide kept pushing the body against them. His clothes were soaked, torn wounds of snails, marine scales and minerals, but the face of death was the same that had been exposed to falling overboard and detach from the flag. He could not take a long time, neither he nor the crew bent over the edge of the cover to supplicate the sea that repugnance emptied stomachs will take them.

Portada de libro diseñada para el autor Jorge Dipré.
Portada de libro diseñada para el autor Jorge Dipré.
Portada diseñada para la autora Juana Lujan.
Portada diseñada para la autora Juana Lujan.

El mundo
inmóvil.
Y nosotros quietos.
Siempre quietos.
Mirándolo pasar.

The world
still.
And we still.
Always quiet.
Watching him pass.

Portada de libro diseñada para el autor Eduardo D Anna.
Portada de libro diseñada para el autor Eduardo D Anna.

EL GATO JUAN

El gato Juan vivía
sin preocuparse.
No es que los gatos sean así:
él era así.
Vivía sin preocuparse.
Ustedes van a pensar
que yo voy a hablarles
ahora de su pasión
por los techos, su
actividad sexual,
su vitalidad, de la
que haré, dirán,
un adecuado símbolo.
No.
Lo único que yo quiero
decir, es que vivía
sin preocuparse. Sabía
-instintivamente, tampoco
la pavada- que querían
matarlo: ya unos
perdigones le habían
pelado parte
de su negra cola,
y se la curamos.
Pero; o sea, que sabía
eso, y sin embargo
igual se iba a los techos.
Y por ende, lo mismo
volvía, como un chachafaz,
a dormir todo el día
en la cama de las chicas
(en la nuestra,
no lo dejábamos).
Iba y volvía, pero
en peligro.

CAT JUAN

The cat Juan lived
without worrying.
Not that cats are as follows:
he was.
He lived without worry.
You will think
I will speak
Now his passion
through the roof , its
sexual activity,
its vitality,
I will, they say,
an appropriate symbol.
Do not.
All I want
say , it is living
without worrying. he knew
Instinctively , either
the pavada- they wanted
kill him : and about
buckshot they had
partly peeled
its black tail ,
and the cure .
But; that is, he knew
So , yet
it would like ceilings.
And hence the same
again , as a chachafaz ,
sleep all day
in bed girls
( In ours,
not flipping ) .
It came and went , but
in danger.


Portada de libro diseñada en dos colores.
Portada de libro diseñada en dos colores.
Portada de libro diseñada para la autora Alfonsina Clariá.
Portada de libro diseñada para la autora Alfonsina Clariá.
Portada de libro diseñada para la autora Laura Pratto.
Portada de libro diseñada para la autora Laura Pratto.

Llenaba la bolsa con agua caliente.
Tenía que quemar
lo que sentía en la panza,
rumor maligno,
el que sabe habla.
La enfermedad revive
con las temperaturas bajas,
le había dicho un chino.
Y no se equivocó.
El frío fué lapidario ese invierno.

Bag filled with hot water.
I had to burn
what he was in the belly,
malignant rumor,
who knows speech.
The disease revives
with low temperatures,
He had told a Chinese.
And he was not wrong.
The cold winter that was lapidary.

Portada de libro diseñada para el autor Gabriel Magnesio.
Portada de libro diseñada para el autor Gabriel Magnesio.

Fragmento libro

Después del servicio, esperé el 95 media hora. El que me
vende la droga sigue en el almacén Tamil de Place de Clichy.
Tiene la delicadeza de no mirarme a los ojos. Es grande, de espaldas
anchas. Se dejó crecer la barba: negra con partes blancas.
Huele a especias y tiene cicatrices de la guerra de allá. Hay afiches
del General y del asesinado líder político. Como de costumbre
le dejé el vuelto sin mirarlo a los ojos. Le pregunté por
qué se había dejado crecer la barba. El negro de la puerta es un
asistente improvisado y anónimo. Me reconoce, festeja mi llegada
y mi partida.
Paso frente al restaurante Wepler que huele a ostras. Los
negros y los árabes gritan alrededor de una estatua. Los carteles
de los sex shops iluminan la vereda. Sólo quedan putas viejas
con gusto a caños y cortinas sucias. Los proxenetas apenas respiran
de tanto tabaco. En la entrada de los fast food se apilan
las bolsas de basura. Subo las escaleras.
El departamento está congelado. Hace un mes que el calefactor
no funciona. Enciendo las luces. Me siento con lo puesto.
No me muevo y tengo hambre. Me hago la paja, pienso, y voy
a la cocina a buscar una lata de lentejas. En la habitación, el gato
se afila las uñas, rasga los costados del colchón, el algodón cae
al piso. La cama era de Maurice Bejart, coreógrafo multiforme,
amante de Freddie Mercury. Me la regaló W. cuando lo ayude
a mudarse. Eran las tres de la tarde. El tomaba whisky y yo levantaba
cajas con manuscritos. En una valija tenía lo esencial:
un sombrero, un bastón del Tibet y un libro.
Fumo los restos de los cigarrillos aplastados. Tengo frío y
esta noche una pareja de serbios en you porn me hace feliz.
Tengo abotonada la campera militar, los auriculares caen sobre
el cuello y la sutileza serbia termina por aburrirme: 10 minutos
de penetración bajo el mismo foco y posición. Entonces leo, con
fondo de una radio de Belgrado y gemidos, sobre un sillón de
felpa roja destartalado.

Book fragment

After the service, I waited 95 half an hour. The I
sells the drug is still in the store Tamil Place de Clichy.
Has the grace not meet my eyes. It’s big, back
as wide. He grew a beard: black with white parts.
It smells of spices and has scars of war there. there are posters
General and assassinated political leader. As usual
I left the back without meeting his eyes. I asked
which he had grown a beard. The black door is a
improvised and anonymous assistant. I acknowledge, celebrate my arrival
and my departure.
Step outside the restaurant Wepler that smells like oysters. The
blacks and Arabs screaming around a statue. cartels
of the sex shops illuminate the sidewalk. Only old whores are
warmly pipes and dirty curtains. Pimps barely breathe
both snuff. At the entrance of the fast food stacked
garbage bags. I climb the stairs.
The department is frozen. A month ago the heater
it does not work. Turn on the lights. I feel with nothing.
I do not move and I’m hungry. I do straw, I think, and I
to the kitchen for a can of lentils. In the room, the cat
It sharpens nails, ripping the sides of the mattress, cotton falls
to the ground. The bed was Maurice Bejart, choreographer multiforme,
Freddie Mercury lover. W. gave me when I help
to move. It was three in the afternoon. The whiskey and took up
boxes of manuscripts. In a suitcase he had the essentials:
a hat, a cane and a book Tibet.
The remains of smoke cigarettes crushed. I’m cold and
tonight a couple of Serbs in you porn makes me happy.
I have buttoned military jacket, headphones fall on
Serbian neck and subtlety ends up getting bored: 10 minutes
penetration under the same focus and position. Then I read with
background of a radio Belgrade and moans on a chair
ramshackle red plush.

Portada de libro diseñada para la autora Laura García del Castaño.
Portada de libro diseñada para la autora Laura García del Castaño.
Portada de libro diseñada para la autora Selva Dipasquale.
Portada de libro diseñada para la autora Selva Dipasquale.
Portada de libro diseñada para el autor Adriano Peirone.
Portada de libro diseñada para el autor Adriano Peirone.
Portada de libro diseñada para el autor Alejo Carbonell.
Portada de libro diseñada para el autor Alejo Carbonell.

Frente al correo

De noche los encuentro sentados en un banco de la plaza
hace calor y hay una botella de cerveza
entre un humedal de ojotas.
Uno cuenta y el otro mete bocadillos graciosos
se repite a veces pero el primero
sonríe igual, todos nos repetimos y sonreímos igual
creemos que al otro le hace bien.
El que cuenta cruzó la cordillera
con la camioneta cargada de fierros
para el Frente Patriótico Manuel Rodríguez
el otro le puso un caño en la frente
al fotógrafo de la federal
hasta que se meó encima.

No llegarán a los cuarenta pero todavía
no lo saben y recuerdan a los que murieron antes.
A uno se lo cargó la ruta, al otro el escabio:
quiero pedirles perdón
en nombre de los poetas de mi generación
que no los considerará en absoluto
el pasto no crece
por donde pasa el caballo de la hegemonía.

La plaza es decadente
–cada árbol con su nombre científico en un cartel–
aunque a esta hora un fluorescente
lejano difumina los bordes
pasa un perro ligero
las ratas trepan a las palmeras
movimientos sensibles
que nos entorchan bajo el sereno.

Faced mail

At night the meeting sitting on a park bench
it is hot and there is a bottle of beer
ojotas between a wetland.
One account and other sandwiches gets funny
sometimes repeated but the first
just smiles, and we all repeat the same smile
we believe that the other does good.
Which he has crossed the cordillera
truck loaded with iron bars
for the Manuel Rodriguez Patriotic Front
the other put a pipe in the front
the photographer of the federal
until he peed on it.

They will not reach forty but still
They do not know and remember those who died before.
To one took him up the path, the other the escabio:
I want to apologize
on behalf of the poets of my generation
it will not consider at all
no grass grows
through which the horse hegemony.

The square is decadent
-each tree with its scientific name in a cartel-
although this time a fluorescent
Far blurs the edges
passes a slight dog
Rats climb palm trees
sensitive movements
that entorchan us under the serene.

Portada de libro diseñada para el autor David Bonino. Dos colores.
Portada de libro diseñada para el autor David Bonino. Dos colores.

Comiquea 1
(a Osvaldo Lamborghini)

La careta se empoza
en el rostro
de los que construyen el día.
Es como un rizoma
que se fragua
debajo de la piel de la cara.
El rizoma construye una careta sin líneas
de subordinación jerárquica.
Un cotillón hecho a escala
camuflado bajo la superficie de la piel.

Coda:
El payaso se mira al espejo, y ve
la verdad del modelo
en su propia caricatura.

Comiquea 1
(Osvaldo Lamborghini)

The mask wells up
in the face
of building the day.
It’s like a rhizome
that is forged
under the skin of the face.
The rhizome builds a mask without lines
hierarchical subordination.
A cotillion to scale
Camouflaged under the surface of the skin.

Coda:
The clown looks in the mirror, and see
the truth of the model
in his own caricature.

Portada de libro diseñada para el autor José Di Marco
Portada de libro diseñada para el autor José Di Marco

Planetas

Lo curioso es que se ha desprendido
un pedazo de mampostería del techo del restaurante
donde comemos, yque no estamos borracho todavía.
Si esos escombros hubieran caído
sobre nuestras cabezas…
Si el vino oscuro se hubiera
apoderado de nuestras lenguas
y la charla se nos llenara de muertos…
Yo, que he leído con devoción sus poemas
y convertido en un manual de primeros auxilios
el hábito que se desprende del latigazo de sus frases,
le pregunto si hay un secreto para su arte.
“No tomarse en serio la literatura
-me dice-
y ser un lector de la propia obra.”
Despues viene el café, la cuenta, la caminata
bajo un cielo que se va poniendo espeso.
Mientras la tormenta desparrama sus estruendos,
nos vamos separando. De vuelta cada uno
luego de un provisorio alineamiento
al perímetro de su obra personal.

Planets

The funny thing is that has broken away
a piece of masonry roof restaurant
where we eat, Yque we are not drunk yet.
If that debris had fallen
over our heads …
If the dark wine had
taken over our tongues
and chatter filled us dead …
I, who have read his poems with devotion
and become a first aid manual
the habit that emerges lash of his sentences,
I wonder if there is a secret to his art.
“Do not take seriously the literature
she tells me
and being a reader of the work itself. ”
Then comes the coffee, the bill, walk
under a sky that is getting thick.
As the storm scatters its rumblings,
we go apart. Back each
after a temporary alignment
the perimeter of his personal work.

Portada de libro diseñada en dos colores
Portada de libro diseñada en dos colores
Portada de libro diseñada para el autor Eduardo D Anna. Dos colores.
Portada de libro diseñada para el autor Eduardo D Anna. Dos colores.
extravíos 1
Portada de libro diseñada para el autor Claudio Diaz
golpe de agua final
Portada de libro diseñada para el autor Juan Mannino

Yo, el amarillito

Mientras no nos aten, está todo bien. De lo contrario, tenemos el
mismo destino que una bombucha: un solo uso. Así perdí a mis dos hermanos,
inflados y explotados.
Es feo también cuando te inflan de golpe, por lo menos si no estás
acostumbrado; prefiero que lo hagan de a poquito, con amor. En cambio,
cuando te llenan suavemente y luego te sueltan y viajás por los aires con
rumbo incierto, es lo más. A algunos nos gusta que nos chupen el polvito
que tenemos por dentro, nos da cosquillas.
Yo pensaba que no había más experiencias placenteras y dolorosas
que éstas, hasta que me agarró un chico muy particular. Bueno no es muy
chico, hasta tiene hijos, pero muchas veces se comporta como tal. Lo que
vivimos fue muy extraño, intenso, interesante. Por momentos tuve miedo,
mucho miedo, pues nunca me habían dado tales usos.
Él decía rarezas como: “Estoy grabando para armar nuevos efectos,
nuevos bancos de sonidos. Me pueden servir para la música de una obra
de teatro o de una película”. En una ocasión pensé que me moría ahogado.
Hablo de cuando me puso agua hasta la mitad y comenzó a darme golpes.
Primero suaves, después más fuertes, más cortos y repetitivos. Así durante
largo rato, me ponía y me sacaba agua, volvía a probar, a veces dolía
mucho, sobre todo molestaba. También me pellizcaba, me frotaba con sus
manos, con trapos y gamuzas. Incluso llegó a mordisquearme como hacen
los niños.

Sacó de mí cosas que nadie antes pudo. Y jamás me hizo un nudo,
sabe que sería como cortarme las alas. Sospecho que me tiene gran cariño,
a mí, el amarillito, como él me llama.
Una vez vino su sobrinito con la intención de jugar conmigo, pero
él me arrebató de sus manos con un solo tirón, sin importarle siquiera el
llanto del chico. Después lo consoló con uno de color rojo, poco me importó
su destino, nunca me cayó muy bien ése colorado. Pero eso no fue
nada en comparación de cuando me agarró su perro. Me salvó la vida con
lo justo, antes de que la bestia empezara a triturarme en sus muelas.
Yo no sabía que podía hacer tantos sonidos; sólo conocía los del
chirrido, el silbido, los soplidos y el triste y ensordecedor ruido de la explosión.
No sabía que podía ser ―como dice él― una fuente sonora inagotable,
un instrumento en sí mismo, una musa para la exploración sonora.
Ahora estoy en las manos de su hijo menor. Acaba de agarrar unas
tijeras y dice que va a usarme para hacer una gomera. No sé todavía qué es
eso pero ya no tengo miedo. Su padre me enseñó que podía transformar
mi vida en una aventura llena de sorpresas, y yo que pensaba que sólo era
un globo.

I, the amarillito

While not bind us, it’s all good. Otherwise, we have the
a bombucha same fate: a single use. So I lost my two brothers,
inflated and exploited.
It is also ugly when you suddenly inflated, at least if you’re not
used; I prefer to do it little by little, with love. Instead,
when you fill gently and then you loose and you travel through the air
uncertain course, is the best. Some of us like to suck us polvito
we have inside, it gives us tickle.
I thought there was more pleasurable experiences and painful
these, until I grabbed a very special boy. Well it is not very
boy, to have children, but often behaves as such. What
we live was very strange, intense, interesting. At times I was afraid,
very afraid, because they had never given me such uses.
He said rarities like: “I’m recording to build new effects,
new sound banks. I can serve to the music of a work
theater or film. ” I once thought I was dying drowned.
I’m talking about when I put water halfway and started hitting me.
First soft, then stronger, shorter and repetitive. thus for
long time, put me and drew water, he tries again, sometimes hurt
lot, especially bothered. I also pinched, rubbed me with their
hands with rags and cleaning cloths. He even nibble as they do
children.

He pulled me things nobody could before. And he never made me a knot,
You know it would be like cutting the wings. I suspect I have great affection,
to me, the amarillito, as he calls me.
Once his nephew came with the intention to play with me, but
he snatched me from his hands with a single pull, not caring even
crying boy. Then he consoled himself with one of red, I care little
his fate, I never liked that very well colorado. But that was not
nothing compared to when I grabbed her dog. He saved my life
just, before the beast began to triturarme in their teeth.
I did not know I could do so many sounds; only he knew those of
squeak, whistle, blows and the sad and deafening noise of the explosion.
I did not know I could be like him says an inexhaustible source of sound,
an instrument in itself, a muse for sonic exploration.
I am now in the hands of his youngest son. Just grab a
scissors and he says he will use me to make a slingshot. I do not know yet what is
that but I have no fear. His father taught me that could transform
my life in an adventure full of surprises, and I thought it was only
a balloon.

rgb
Portada de libro diseñada para el autor Abraham de Amézaga

La de look rocker
Más de una vez lo he hablado con mi gran amigo.
Es una más de las que se visten de rock pero que no
lo lleva en las venas. Cazadora negra de cuero. Camisa
vaquera. Pantalón slim negro y botines con tachuelas
grises. Piel deliciosamente morena, como de
origen judío sefardí. Uñas coral. Escucha música con
sus auriculares. Entre 21 y 23 años, calculo. De su
bolso salen dos cintas. Pelo recogido, con raya a la
mitad. Cara pensativa, en ocasiones frunciendo su
labio, que desde donde estoy lo percibo coral. Ojos
pintados de negro y un reloj que recuerda al Rolex de
acero. No lo es. O no me lo parece. Va eligiendo su
música, como tantas en el metro, en el autobús, por
la calle… o en la salita de espera de la depiladora.
Rock en el Ipod, no en su alma.

The new look rocker

More than once I have spoken with my great friend.
It is one more of the rock that dress but not
it’s in the veins. black leather jacket. Shirt
cowgirl. Slim black pants and boots with studs
gray. deliciously dark skin, as
Sephardic Jewish origin. coral nails. Listen music
your headphones. Between 21 and 23 years, I reckon. From his
bag out two tapes. collected hair, parted on the
half. pensive face, occasionally pursing his
lip, which from where I’m not perceive coral. eyes
painted black and a clock Rolex reminiscent
steel. It is not. Or I do not think so. VA choosing your
music, like so many in the subway, on the bus,
the street … or in the waiting room of the epilator.
Rock on the iPod, not your soul.

 

tapa con solapas
Portada de libro diseñada para el autor Manuel Ventureira

EL PATIO

Como el resto del mundo, el patio de mi casa se ha ido achicando a medida que nos fuimos haciendo grandes.

Ese parque de diversiones personal donde uno podía cometer las hazañas más fantasiosas hoy es el modesto lugar donde hacemos asados y miramos las estrellas en las noches de verano.

Porque aquí no vienen las abejas a morir, y no hay inflador que pueda darle vida a esa pelota tan vieja.

Porque los juegos de la infancia cedieron su lugar a otros más riesgosos. Porque ya no vemos los golpes que confirmaban nuestras cagadas.

Y habrá nostalgia de ese dolor tan natural, porque tan sólo quedará un fantasma, un remedo de esos patios clausurados por los años.

THE BACKYARD

Like the rest of the world, my backyard has been shrinking as we were doing great.

That personal amusement park where you could make the most fantastical feats today is modest place where we roast and look at the stars on summer nights.

Because bees do not come here to die, and no inflator that can liven up this very old ball.

Because childhood games gave way to other riskier. Because we no longer see the blows that confirmed our shit.

And there will be nostalgia for the pain so natural, because only it will be a ghost, a poor imitation of those yards closed for years.

tapa cuadernos en desarrollo
Portada de libro diseñada para la autora Alejandra Correa
Diseño con el agregado de foto y concepto propio. Tapa e interior de libro La dificultad y otros libros -Alejandro Schmidt - Ediciones Recovecos.
Diseño y producción  de foto. Tapa e interior de libro La dificultad y otros libros -Alejandro Schmidt – Ediciones Recovecos.

Siesta

frente a una vidriera de sombreros
la jorobada, la ciega, se toman de la mano
ríen, dueñas del instante del mundo
a metros
compran fruta
enfrente
mi mujer
demora y demora
eligiendo una hebilla
escucho a la empleada y un cliente
es una maratón nudista en las sierras
todas desnudas van
ah si?
yo, ni loca corro desnuda
por supuesto
qué cosa ,no?
a mi lado
el bidón con 20 litros de agua mineral
expone un sol entre montañas
es tan cursi la etiqueta…me conmueve
salgo
un taxista habla por celular
más solo que el cielo
y más entretenido
supongo
el viento va quedando sereno
estupefacto de calor
el pozo de Córdoba
no veo la hora de llegar al departamento
mi esposa, contenta
muestra el prendedor
todo es un milagro escondido.

Nap

in front of a window of hats
the hunchbacked, blind, are taken from the hand
laugh, own the moment the world
meters
buy fruit
in front
my wife
delay and delay
choosing a buckle
I listen to the employee and a customer
It is a nudist marathon in the mountains
all go naked
Oh yeah?
I, nor crazy naked run
Of course
what, no?
by my side
the container with 20 liters of mineral water
exposes a sun between mountains
the label is so corny … I am moved
I go out
a taxi driver talking on cell
lonelier than the sky
and more entertaining
I suppose
the wind is becoming serene
stupefied heat
the well of Córdoba
I can not wait to get to the department
my wife happy
shows the pin
everything is a hidden miracle.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑